Vivir en Casas de Madera

Llega un momento en la vida de todas las personas en el que tenemos que decidir donde vivir. En este post queremos centrarnos en un tipo de vivienda caracterizada por su material de construcción, la madera. Una de las últimas razones por las que las personas deciden vivir en casas de madera es el precio.

La elección de este tipo de viviendas se hace más bien por otro tipo de cuestiones. Una casa de este material no se engloba simplemente en otra clase de casa más, sino que es otra forma de vida. Una de las razones por las que se eligen estas casas es porque se quiere vivir en un entorno saludable, natural y diferente, en completa armonía con la naturaleza. En esta sociedad tan moderna y tecnológica siempre va a tener cabida la vuelta a la naturaleza y convivir en paz y sincronía con el entorno que nos rodea.

Falsos mitos sobre las casas de madera

Uno de los falsos mitos en nuestro país relacionados con las casas de madera es que su ciclo de vida es menor que el resto de casas en las que se han utilizado otros materiales más habituales o típicos para su construcción, esto es completamente falso. Lo demuestra que en países como Estados Unidos o Suiza son muy habituales las construcciones de estas viviendas hechas con madera ya que tradicionalmente las casas se construían con este material.

La madera se trata con productos que impedirán que la humedad, el moho, los hongos, los parásitos, la luz solar y otros enemigos de la madera se apoderen de ella. Estos productos la protegerán de estos elementos externos y garantizarán una larga durabilidad a esta clase de casas. Otro de los falsos mitos está relacionado con el fuego y es que las casas de madera son más propensas a sufrir un incendio.

Al contrario de lo que podemos pensar, la reacción al fuego de una vivienda construida en madera es mucho mejor que el de otras casas edificadas en otros tipos de material. El material utilizado para aislar y revestir la madera hace que el fuego actúe de forma más lenta.

Las viviendas que tienen un armazón metálico resistirán muy poco tiempo a las llamas ya que se derrumbarán muy pronto. Además la reparación de los desperfectos es más complicada en una vivienda de hormigón que en una de madera.

La madera es un aislante térmico y acústico excepcional, no tienen electricidad estática, y es beneficiosa para algunas alergias.  No podemos poner en duda que vivir en casas de madera nos puede aportar salud y bienestar.

Vivir en Casas de Madera
Votar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies