Consejos para organizar una reforma

Antes de meterte en obras… organiza bien la reforma

Mudarse a otro hogar, además de ser una decisión muy importante, puede llegar a convertirse en una de tus pesadillas. Normalmente, para que todo esté tal y como tú deseas tendrás que sumar algún gasto extra al plan inicial que habías planteado.

¿Has decidido vivir en un piso o en un chalet? ¿Es nuevo o de segunda mano?

Cabe también la posibilidad de que lleves mucho tiempo viviendo en una misma casa y estés harto de ver todo tal y como te lo encontraste cuando comenzaste a vivir ahí.

Sea cual sea tu respuesta, seguramente, la palabra “reforma” haya pasado por tu cabeza antes de embarcarte en esta nueva aventura. ¿Cuál es el objetivo final? Hacer de tu hogar un sitio confortable que cubra tus necesidades y que además lleve tu huella personal.

Las reformas pueden requerir más o menos gastos, más o menos materiales, pero su proceso debería seguir las siguientes fases para que el resultado final sea un éxito.

  1. Ideas claras: Lo primero que hay que hacer antes de meterse de lleno en una reforma consiste en meditar de forma racional en el resultado que queremos obtener.
    Una vez estén los objetivos bien marcados toca buscar algún ejemplo que se asemeje a lo que deseamos, sacar el metro y tomar medidas y… ¿por qué no? también puedes atreverte a hacer un pequeño esbozo que represente de la forma más fidedigna lo que quieres. Si por ejemplo deseas ampliar alguna habitación es posible que la demolición de algún tabique forme parte del plan inicial de obra. Sin embargo, si has pensado en incluir algún aislante térmico o acústico en los suelos o paredes de la casa el proceso no tendrá nada que ver.
  2. Asesoramiento técnico: Antes de poner en marcha tu plan debes contar con la recomendación de un especialista.
    Dependiendo del presupuesto que quieras destinar a la reforma se podrán barajar distintas posibilidades. ¿A quién debo contratar? ¿Serán personas altamente cualificadas para dicha acción? ¿Cuánto me costará? Esta fase pretende responder esas y otras muchas preguntas que se planteen en tu cabeza.
  3. Elección de materiales: Todos buscan la mejor relación entre calidad y precio y para ello hay que mirar con lupa las características de los materiales para que sean fuertes, resistentes a los factores externos y duraderos en el tiempo. Estructuras de acero, placas de pladur, ladrillos, bloques de hormigón… El mundo de la construcción se adapta constantemente a las nuevas tendencias por lo que el abanico de productos cada vez es más variado.
    Nunca debes conformarte con el primer material que te recomienden. Pide varios consejos, siempre a expertos, y en función a eso, saca tus propias conclusiones. Seguramente darás en el clavo al tener tantísima información a tu alcance.
  4. Organización: Sólo falta definir las tareas y estructurar el tiempo en un calendario. Precisamente, el largo período que puede llevar hacer una reforma completa es el motivo por el que muchos se echan atrás en el último momento. Para que tu decisión no se tuerza, exige previamente a los trabajadores que además del presupuesto de gastos te hagan una estimación del tiempo que requerirá la finalización de la obra.

La eficacia, la eficiencia y la calidad ya están en marcha. Ahora… ¡Que comience la reforma!

Consejos para organizar una reforma
Votar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies